Un barco desgraciado

¿Dónde está el Reina Regente?

¿Dónde está el reina Regente?

“Qué barquito será aquel, que viene pegando tumbos. Será el Reina Regente, que viene del otro mundo…” Voz popular

El 10 de marzo se cumplieron años de la desaparición en aguas próximas al Estrecho del crucero “Reina Regente” con la pérdida de los 420 hombres de su dotación.

Construido en astilleros escoceses el crucero fue entregado a la armada con una serie de deficiencias estructurales entre las que cabe destacar el exceso de desplazamiento y la falta de estanqueidad. Tras los informes de sus primeros comandantes estaba pendiente de reparaciones cuando fue comisionado para conducir a Tánger a una embajada marroquí.

El buque zarpó de Cádiz con idea de regresar al día siguiente y fondear en la bahía gaditana para asistir a la botadura del crucero Carlos V. Poco antes de abandonar la rada de Tánger el puerto quedó cerrado por un temporal, pero el comandante ignoró la recomendación del cónsul español de permanecer fondeado hasta el paso de la borrasca y salió a navegar. Desde las alturas de la ciudad los últimos ojos que lo vieron fueron los de un funcionario de la embajada francesa que declaró que el crucero se detuvo nada más salir y arrió por la popa lo que le pareció un buzo. Media hora después se perdió de vista en medio de un temporal imponente. Dos buques que buscaban el abrigo del Mediterráneo se cruzaron con el “Regente” hacia el mediodía; más tarde sus capitanes declararían que tomaba muy mal la mar. Hacia las tres de la tarde, unos labradores que trabajaban sus tierras en Bolonia declararon haber visto entre la bruma un buque luchando contra las olas muy cerca de la costa.

En la botadura del Carlos V no se hablaba de otra cosa que del temporal que había azotado las costas de Cádiz el día anterior y que había causado la pérdida del telégrafo, de docenas de barcos de pesca y el hundimiento del vapor “Carpio” que, procedente de Huelva, se hundió con 60 pasajeros que acudían a la botadura del flamante crucero. Nadie se acordó del “Reina Regente”, pues todos lo suponían en Tánger esperando a que amainara el temporal. Cuando quedó restablecido el servicio de telégrafos se recibió un inquietante mensaje del Comandante de Marina de Tarifa preguntando por el barco, pues la mar estaba arrojando a la costa numerosos restos que parecían pertenecer al crucero.

Conforme pasaron los días las playas de Cádiz comenzaron a llenarse de familiares de los marinos desaparecidos. De día se les veía caminar entre sollozos con un rosario en las manos y por la noche cientos de cirios alumbraban la costa como improvisados faros que guiaran el regreso de sus seres queridos, pero la mar sólo arrojaba restos del barco e incluso algunos mensajes embotellados supuestamente firmados por los náufragos que resultaron obra de un macabro bromista. El capitán general del departamento de Cádiz recibió otro anónimo que parecía más verosímil, señalando que el barco estaba hundido a "mil seiscientos o setecientos de Torre de Plata" y que el personal se encontraba "en los camarotes y el comandante atado al palo mayor…". La búsqueda en la zona señalada no arrojó resultados.

Además de dos marineros que perdieron el barco en Tánger, hubo otro superviviente que no pudo dar cuenta de la tragedia ya que se trataba de un perro. Participando en las tareas de búsqueda, un buque inglés lo encontró a la deriva sobre un enjaretado de madera. Los ingleses adoptaron al can como propio y continuaron sus navegaciones hasta que, con motivo de una escala en Sevilla, el buque fondeó frente a la barra de Sanlúcar esperando la marea, momento en que el perro comenzó a mostrar síntomas de nerviosismo hasta saltar al agua y ganar la costa a nado, tras lo cual callejeó por Sanlúcar hasta la casa de su dueño, uno de los oficiales del “Reina Regente”.

La comisión encargada de la investigación concluyó que el naufragio se había debido a la extraordinaria fuerza del temporal, declarando que a la salida de Cádiz el barco se encontraba en buenas condiciones para la navegación. La descripción de cómo el “Reina Regente” se pudo haber hundido a fuerza de embarcar toneladas de agua como consecuencia del furioso oleaje resulta un documento estremecedor y de una precisión impecable, sin embargo la conclusión final volvió a levantar ampollas, pues era sabido que el barco tenía defectos, como así señalaba una Cédula Real que ordenaba a una serie de obras de mejora.

En cuanto a la decisión del comandante de salir a navegar a pesar del tremendo temporal, pesó sin duda la orden de estar presente en la botadura del Carlos V. En aquella época los comandantes no contaban con otro apoyo meteorológico que el barómetro y la borrasca se presentó prácticamente sin avisar, a pesar de lo cual los informes desfavorables de sus antecesores en el mando, el escaso tiempo que llevaba él mismo ejerciéndolo y la circunstancia de que en el momento de zarpar el puerto de Tánger ya se había cerrado al tráfico, debieron inclinarle a una decisión más prudente.

La localización del “Reina Regente” 126 años después de su pérdida sigue siendo un misterio. La pista del anónimo resultó tan poco efectiva como las declaraciones de un famoso profesor ruso que anunció haber encontrado el pecio en el año 2002. No obstante, el barrido de la zona por parte de unidades de la Armada arrojó la presencia frente a Bolonia de tres ecos metálicos que coinciden con las características del crucero, aunque los cien metros de profundidad, la intensidad de la corriente y el hecho de que ambos estén enterrados en una densa capa de fango siguen haciendo muy difícil la identificación. La búsqueda con los medios más modernos del yate “Octopus” tampoco arrojó resultados.

Donde quiera que se encuentre, el buque constituye el túmulo de hierro que guarda el último suspiro de sus tripulantes, una razón de peso suficiente para que la Armada mantenga el compromiso de identificar al crucero y a los 420 hombres de su dotación que duermen a bordo el sueño eterno.

Foto

Parte de la dotación fotografiada en cubierta

 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...

Luis | Respuesta 20.05.2015 12:19

Te contesto por correo. Un abrazo

Victor San juan | Respuesta 19.05.2015 14:08

Estimado Luis:
Soy Víctor San Juan y me gustaría si pudieras venir a la Feria del Libro de Madrid el próx 31 de mayo para los premios Nostromo. Un cordial salud

Ver todos los comentarios

Comentarios

03.07 | 21:48

Actualmente estoy leyendo su libro sobre la historia de la navegación. Lo estoy saboreando....la historia de los duros antiguos...
Mil gracias, mi capitán.

...
06.06 | 22:52

Hola soy antiguo electrónico de la Armada, después de leer y oír hablar del Galatea, fui a visitarlo a Glasgow, es una maravilla como lo han recuperado.

...
24.05 | 11:55

Muchas gracias a ti, Pedro, por el comentario. Un abrazo.

...
24.05 | 10:52

Buenos días. Ayer hallé su relato "Sudario de hielo", fascinante propuesta al misterio del San Telmo tras enfrentarse al Cabo de Hornos. Extraordinario. Gracias

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO